Comproagro: la app para cultivadores fruto del emprendimiento boyacense

app para cultivadores, app de emprendimientos, emprendimiento boyacense, aplicación colombiana

Ginna Alejandra Jimenez, es la creadora de la app para cultivadores Comproagro. Con tan solo 18 años, la Boyacense del municipio de Toca.

La app consiste en una plataforma tecnológica que busca eliminar los intermediarios en el proceso de venta de productos cultivados en el campo a las grandes superficies.

La familia de Ginna ha estado desde siempre encargada de la siembra y cosecha de productos agrícolas y, en 2014, a raíz de una venta de producción en la que se perdió una gran cantidad de dinero por intermediarios, nació este proyecto. Al eliminar los intermediarios en el proceso de compra/venta de productos del campo, la idea es poner en contacto a compradores y vendedores, para que estos últimos puedan percibir mejores ganancias con sus ventas, eliminando el papel de los intermediarios.

app para cultivadores, app de emprendimientos, emprendimiento boyacense, aplicación colombiana

Comproagro fue creado pensando en beneficiar a madres cabeza de familia, familias enteras que vivían únicamente del trabajo diario y a jóvenes que no veían en el campo una oportunidad de salir adelante y no contaban con un trabajo estable o posibilidades de estudio.

Sorprendentemente, la aplicación desde sus inicios hasta el momento, ha presentado un crecimiento de alrededor del 500%. La plataforma web cuenta con más de 4.500 registros entre compradores y productores. Además, ha logrado la comercialización de más de 48 toneladas de alimentos mensualmente.

A futuro, se planea que la herramienta involucre a más campesinos y empresas interesadas en comprar sus productos.

Con este emprendimiento, iniciado por esta joven de tan solo 18 años, nos damos cuenta de que a las nuevas generaciones les importa unificar la tecnología con el sector agro de país, para lograr avances y mejoras en ámbitos sociales y de oportunidades para los campesinos. Las nuevas tecnologías mueven al mundo.

Deja un comentario